Saltar al contenido

Christina Onassis: La breve vida de una infeliz heredera

christina-onassis-canvas

El19 de noviembre de 1988, Christina Onassis, la heredera de oro de la fortuna naviera de los Onassis, murió en casa de un amigo en Argentina a la edad de treinta y ocho años.

Ella era hija única y la única heredera superviviente de Aristóteles Onassis. Se suponía que Christina llevaba una vida protegida y despreocupada. Sin embargo, todos los testimonios de amigos y personal de su entorno apuntan a una mujer desdichada e infeliz, atormentada por la muerte de su familia y sus desafortunadas elecciones amorosas. Se casó y divorció cuatro veces en su vida, y sus luchas con el peso y el consumo de drogas eran ampliamente conocidas.

Las muchas tragedias en la vida de Christina Onassis

Sus padres se divorciaron en 1959 cuando ella tenía nueve años. Este escándalo supuso para ella la noticia de que su padre había tenido una aventura con la cantante de ópera Maria Callas, lo que la avergonzó de por vida.

Se sintió aún más afligida cuando su padre se casó con la viuda Jackie Kennedy en 1968, un enlace que levantó ampollas en todo el mundo. Christina Onassis creía que Jackie iba detrás del dinero de su padre, refiriéndose a ella como «la desafortunada obsesión de mi padre».

Cuando Christina tenía veinte años, los golpes personales llegaron rápidamente y sin piedad. Su único hermano, Alexandros, murió en un accidente aéreo en 1973. Un año después, su madre, Tina Livanos, murió en una supuesta sobredosis de drogas, que muchos especularon que en realidad fue un suicidio.

La muerte de su padre en 1975 hizo que Christina se lamentara: «Ahora estoy sola en el mundo«. Tras la muerte de su padre, Christina renunció a su ciudadanía estadounidense y obtuvo las ciudadanía de Grecia y Argentina durante el resto de su vida. Había aprendido sobre negocios y finanzas en las oficinas neoyorquinas de su padre, empezando como secretaria a los veinte años.

Tras la muerte de su padre, reforzó gradualmente su control sobre el Grupo Onassis, aunque a finales de la década de 1970 seguían existiendo dudas sobre cuánto control ejercía y cuánto dejaba en manos de los gestores cotidianos.

La heredera vivía en el lujo absoluto pero no tenía suerte en el amor

Christina se pasó la vida como una niña rica, viviendo una vida de lujo casi inauditos. Se gastaba treinta mil dólares sólo en enviar un jet privado a Estados Unidos para abastecerse de Coca-Cola Light. Una vez incluso encargó un helicóptero para volar de Austria a Suiza y recuperar una cinta de David Bowie que se había dejado allí.

Cuando sus amigos decían que estaban demasiado ocupados para pasar tiempo con ella, Onassis les daba dinero en efectivo para despejar sus agendas. Una vez le dijo a Peter Evans, que escribió una biografía de su padre, que le gustaba llevar diamantes en el desayuno.

Sin embargo, Christina tuvo muy mala suerte en el amor. Su primer matrimonio con Joseph Bolker, divorciado y padre de cuatro hijos, veintisiete años mayor que ella, terminó a los pocos meses, en 1971.

Alexander Andreadis, fue su segundo marido, con este heredero griego del sector naviero y bancario duró catorce meses. Su tercer matrimonio, en 1978, con el agente naviero ruso Sergei Kauzov, también duró poco.

La cuarta unión de Onassis con el heredero farmacéutico francés Thierry Roussel en 1984 duró menos de tres años, pero dio a luz a la única hija de Christina, Athina. Roussel fue infiel a su esposa; y con su amante tuvo dos hijos durante su matrimonio con Christina.

Diagnosticada de depresión clínica a los treinta años, Christina vivía desde hacía tiempo con una serie de fármacos recetados, pero también se automedicaba con otras drogas y utilizaba la comida como forma de hacer frente a sus demonios.

Christina Onassis huye a Argentina

Según algunos informes, Onassis estaba considerando la posibilidad de iniciar una nueva vida para ella y su hija en Argentina, mientras visitaba a unos amigos que vivían cerca de Buenos Aires en noviembre de 1988. Se había alojado con ellos en un exclusivo club de campo a las afueras de la capital argentina.

El 19 de noviembre, Christina fue hallada muerta en casa de sus amigos. A su muerte, su única heredera, Athina, debía heredar un patrimonio valorado en 250 millones de dólares. Aunque la muerte de Christina se atribuyó a un infarto provocado por años de drogadicción, sus últimos momentos han seguido rodeados de misterio, otro triste momento en la tragedia griega de la familia Onassis. Está enterrada junto a su querido padre, Aristóteles, y su hermano, Alexandros, en el cementerio familiar de la isla de Skorpios.

¡Por si te lo pierdes!

Cada domingo, tu boletín con las ultimas entradas publicadas en nuestro blog.

error: ¡Contenido Protegido!