Saltar al contenido

La publicidad en la antigua Grecia

publicidad-antigua-grecia-canvas

La publicidad y el marketing florecieron en la antigua Grecia. Aunque carecían de la sofisticación de las campañas publicitarias modernas, no cabe duda de que se hacían esfuerzos por llamar la atención sobre bienes, servicios y acontecimientos. La publicidad era más evidente en la cerámica griega. Muchas vasijas están firmadas por los artistas, lo que sin duda ayudaba a venderlas a los coleccionistas, igual que hoy se compraría un Monet firmado.

Un amargado alfarero, Eutimides, incluso se tomó la molestia de anunciar que su obra era mucho mejor que la de uno de sus rivales. En uno de sus jarrones escribió: «Mejor de lo que Eufronio podría haber hecho«.

En el Louvre hay un jarrón griego que muestra a dos hombres montando a caballo. Es una escena agradable y, sin duda, alguien la habría querido en su casa. Tal vez no, ya que tiene un texto añadido entre las figuras. En lo que el Louvre considera uno de los primeros eslóganes publicitarios, el alfarero escribió: «Cómpreme, será una ganga«.

Pero también hay pruebas tentadoras de que los artesanos también utilizaban marcas para denotar cierto orgullo en su fabricación: un jarrón griego fabricado hacia el 490 a.C. lleva la inscripción «Sófilo me pintó«.

Publicidad escandalosa en Éfeso

Entre las antiguas ruinas romanas y griegas de Éfeso, en la actual Turquía, se encontró un anuncio un tanto escandaloso grabado en la calzada de mármol.

El grabado data del siglo I d.C., la huella es en realidad una forma de conducir a los hombres a un burdel oculto, pero no tan secreto. La huella de la izquierda aludía a que el lugar estaba hacia la izquierda, y el tamaño del pie insinuaba que había que tener cierta edad. La talla presenta la imagen de una cruz, una mujer, un corazón, un pie, un monedero y una biblioteca, además de un agujero excavado en la roca.

Una interpretación de las tallas es la siguiente: en la encrucijada, a la izquierda, encontrarás mujeres cuyo amor se puede comprar. Pero, por favor, deténganse sólo si su pie es al menos así de grande, jóvenes, y tienen suficientes monedas para llenar este agujero. De lo contrario, os dirigimos amablemente a la biblioteca de la derecha.

Métodos de publicidad generalizados en la Antigua Grecia

En la antigua Grecia, los comerciantes y artesanos recurrían a diversas formas de promoción para atraer clientes.

Esto implicaba el boca a boca, el uso de pregoneros o heraldos para anunciar ofertas o acontecimientos especiales, y la exposición de mercancías en los mercados. Los comerciantes podían utilizar signos o símbolos distintivos para identificar sus establecimientos, y podían competir entre sí para atraer clientes a través de la calidad y singularidad de sus productos.

Como señala Chip LaFleur, los vendedores de Egipto, Grecia y Roma pintaban o tallaban anuncios en superficies prominentes, como los laterales de los edificios o las grandes rocas cercanas a los caminos con mucho tránsito peatonal.

En zonas donde la alfabetización de la población era limitada, los vendedores creaban carteles con imágenes que representaban su principal producto o servicio, y los colgaban en la puerta o cerca de su puesto en el mercado.

El mortero como símbolo de los farmacéuticos, el martillo, el yunque o las tenazas como símbolo de los herreros y la vara de Asclepio para los profesionales de la medicina son ejemplos de símbolos del mundo antiguo que han perdurado hasta la era moderna con significados muy similares a los de sus homólogos de la Edad Antigua.

Además, los antiguos griegos utilizaban otros medios para promocionar acontecimientos, como representaciones teatrales o competiciones atléticas. Por ejemplo, se anunciaba la representación de obras de teatro durante los festivales y se ofrecían premios para fomentar la asistencia.

¡Por si te lo pierdes!

Cada domingo, tu boletín con las ultimas entradas publicadas en nuestro blog.

error: ¡Contenido Protegido!