fbpx Saltar al contenido

Narciso y Eco

mayo 10, 2021
narciso-y-eco-canvas

En este mito que os voy a narrar, son dos los protagonistas: Narciso y Eco. Un joven apuesto griego y una ninfa de la montaña (Óreade).

Una mañana, mientras Narciso estaba caminando por el bosque, la ninfa Eco lo siguió discretamente a través de la frondosa arboleda. Ella enamorada de él, ansiaba hablarle pero no era capaz, ya que la diosa Hera le había castigado a solo poder repetir la última palabra de lo que otros decían. Cuando finalmente el joven Narciso escucha sus pasos detrás de él, pregunta: «¿Quién está ahí?», a lo que Eco responde: «Ahí». Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le gritó: «¡Ven!», hasta que Eco se abalanzó a los brazos de su amado. Acto seguido, Narciso asustado la rechazó y le dijo, un tanto altivo, que lo dejara en paz, y se marchó. Eco quedó desconsolada y pasó el resto de su vida en soledad oculta en una cueva, consumiéndose por el amor que nunca conocería, hasta que solamente permaneció su voz.

Posteriormente Narciso fue engañado por la diosa Némesis. Esta hizo que se viese reflejado en las aguas de un estanque, haciendo que la visión de su orgullo y juventud lo atrapara en un castigo sin fin. Por miedo a dañar dicha imagen no la tocaba y era incapaz de dejar de mirarla, ya que se había enamorado de sí mismo. Finalmente, se comenta que Narciso se suicida arrojándose a las aguas al no poder tener el objeto de su deseo. Donde su cuerpo yacía, creció una flor que llevaría su nombre: el narciso.

Este mito moral se cree que es una historia dirigida a los adolescentes griegos de la época. Más adelante, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, introdujo el concepto de narcisismo en su ensayo de 1914: Introducción del narcisismo, influido por este mito griego.

error: ¡Contenido Protegido!