fbpx Saltar al contenido

Las sirenas en la Antigua Grecia

noviembre 1, 2021
las-sirenas-en la-antigua-grecia-canvas

Las sirenas en la Antigua Grecia eran seres con cuerpo de ave y rostro de mujer. Pero, ¿dónde y cómo surgió la leyenda de las sirenas? ¿Siempre tuvieron la misma forma? Su origen no esta claro, aunque se cree que estos hermosos y traidores seres estuviesen relacionados con el mundo de los muertos.

En la mitología griega, las sirenas atraían a los marineros con sus hipnóticos cantos, conduciéndolos a un destino fatal. Homero las menciona por primera vez en su obra Odisea, dando lugar a multitud de maravillosos mitos y leyendas. La imagen que tenemos en la actualidad acerca de las sirenas se aleja mucho de su forma clásica. Algunas versiones afirman que la apariencia original de estos seres mitológicos se debe a un castigo que recibieron por no proteger a Perséfone de Hades, el dios del inframundo. Otras, en cambio, indican que fue Zeus quien les ofreció alas para perseguir al dios raptor. Pero, ¿de dónde surgieron exactamente las sirenas?

Odiseo y las sirenas griegas

Como hemos comentado, la primera obra escrita en la que aparecen las sirenas es en la Odisea de Homero. En el canto XII de este poema épico se muestra a Odiseo (Ulises) enfrentándose a las misteriosas mujeres-ave durante su viaje de vuelta a casa tras la famosa guerra de Troya. Advertido por la maga Circe de su peligroso canto, Odiseo moldeó un pedazo de cera y tapó los oídos de sus compañeros para que no pudieran escucharlas. El héroe griego, por su parte, fue atado al mástil de su barco y ordenó a sus hombres que no le liberasen si sucumbía al hechizo de las sirenas.

Las hermosas sirenas prometieron a Odiseo fama y conocimiento. Este, embelesado con los cánticos, suplicó a su tripulación que le soltasen, pero estos no le hicieron caso. Según cuenta la leyenda, si un hombre resiste a la mágica voz de una sirena, esta debe morir. Las sirenas, al verse ignoradas y vencidas, pierden su don y se precipitan al fondo del mar. Así fue cómo, gracias a su ingeniosa estrategia, Odiseo sobrevivió y pudo continuar junto al resto de la tripulación la vuelta a su amada patria Ítaca.

Orfeo y las sirenas en la Antigua Grecia

Otro célebre encuentro con las sirenas de la Antigua Grecia lo protagonizó Orfeo, cuando se enfrentó al canto de las sirenas con su lira. Orfeo cuenta su hazaña en las Argonáuticas órficas, este relato se trata de un poema cuyo autor es anónimo en el que se habla la aventura de los argonautas en busca del vellocino de oro.

Mediante algunas narraciones conocemos que este personaje, hijo de Apolo y de su musa Calíope, tocaba la lira de manera asombrosa. Su habilidad era tan sublime que lograba amansar a las fieras, así como el descanso de las almas humanas.

En las Argonáuticas órficas, Orfeo, guiado por su madre, serenó a las sirenas con la música de su lira, defendiendo así a todos los aventureros que le acompañaban en el viaje. Así pues, tras ser derrotadas, las bellas mujeres-ave de la muerte acabaron transformándose en rocas.

Sirenas con cola de pez

¿Cuándo se produjo el cambio físico de las sirenas de la Antigua Grecia ? ¿Cuándo dejaron de tener alas y pasaron a tener cola de pez? Se desconoce cuál fue el evento que provocó esta transformación, pero todo indica que fue debido a su asociación con el mar.

La primera vez que se muestra a las sirenas con cola de pez se encuentra en el Liber Monstrorum, un manuscrito que data de finales del siglo VII o principios del siglo VIII. El torso de las tenebrosas criaturas tenían cuerpo femenino, que daba paso a una larga cola escamosa idéntica a la de los peces.

Algunas leyendas de la antigüedad, los cristianos de la Edad Media asociaron las sirenas con el erotismo. Desde su moral, el héroe Odiseo —atado a un mástil que simbolizaba la cruz de Jesucristo— encarnaba la virtud al evitar el pecado femenino. Por su parte, el espejo que recurrentemente portaban las sirenas representaba la vanidad humana.

La evolución de estos seres mitológicos ha sido muy diversa a lo largo de los tiempos. Sin embargo, lejos de la imagen obscena que recibieron en la época medieval, las sirenas de la antigüedad estaban vinculadas con el Más allá. Eran figuras funerarias que representaban a los espíritus de los muertos, transportando sus almas al frío y oscuro Hades.

Para saber más

error: ¡Contenido Protegido!