Saltar al contenido

Las Edades del Hombre

las-edades-del-hombre-canvas

Según la antigua mitología griega, existen cinco edades conocidas como Las Edades del Hombre, durante las cuales la humanidad alcanza su apogeo y luego llega a su fin. En este artículo nos centraremos en el fin de la humanidad según la mitología griega.

Hesíodo, el poeta de la antigua Grecia, es la fuente más importante de información sobre las Edades del Hombre. En su poema titulado Los trabajos y los días, el poeta, considerado uno de los autores griegos antiguos más importantes junto con Homero, esboza los cinco periodos de la historia humana.

Los trabajos y los días fue escrito en torno al año 700 a.C. y funciona tanto como lección sobre la vida como agricultor y la agricultura, como fuente mitológica tanto para la historia de Prometeo y Pandora como para el Mito de las Cinco Edades del Hombre.

El poema se considera hoy una importante fuente de información sobre el estilo de vida agrario de los griegos de la época, así como sobre algunos valores morales de la sociedad, ya que Hesíodo ofrece en la obra consejos para llevar una buena vida.

Hesíodo describe las cinco edades de la humanidad. Los cinco periodos: la Edad de Oro, la de Plata, la de Bronce, la Heroica y la de Hierro. Cada uno de ellos describen la progresión de la humanidad a través de la mitología griega. Todas las edades, salvo una, reciben el nombre de metales. Los metales pierden valor con el paso del tiempo, pero aumentan su dureza y durabilidad.

Las cinco Edades del Hombre y el fin del mundo según los antiguos griegos

La Edad de Oro

La Edad de Oro comprende la época del gobierno de Cronos, el Titán más joven y padre de Zeus, sobre el monte Olimpo. Durante esta época, los inmortales del Olimpo crearon la raza dorada de los hombres, que no eran realmente dorados pero sí extremadamente nobles, y les permitieron vivir entre los dioses.

Durante este periodo, los seres humanos vivían hasta una edad muy avanzada y no tenían que esforzarse ni trabajar para conseguir comida y comodidad, ya que todo se lo proporcionaban los dioses. Cuando morían, Hesíodo decía que las almas de los hombres de oro vivían como guardianes de la humanidad, algo que Platón reafirma en el Crátilo, en el que describe a estos guardianes como protectores o mortales.

La Edad de Plata

La Edad de Plata se refiere al periodo posterior a la caída de Cronos y el gobierno de su hijo Zeus sobre los dioses. Durante este periodo, la humanidad empezó a decaer desde su apogeo en la Edad de Oro. Los hombres, que vivían hasta los 100 años, dejaron de adorar a los dioses olímpicos y se peleaban constantemente entre ellos. Asqueado por su comportamiento, Zeus acabó por destruirlos a todos.

Según Hesíodo, a pesar de que estos hombres no eran tan nobles como sus predecesores, sus almas vivían en el inframundo como espíritus benditos.

La Edad de Bronce

Durante el siguiente periodo, la Edad de Bronce, los humanos eran guerreros y, por consiguiente, se volvieron extremadamente duros. Tras destruir a los hombres de la Edad de Plata, Zeus creó a los hombres de la Edad de Bronce a partir de fresnos. Todos sus bienes, incluidas herramientas, armas e incluso viviendas, eran de bronce, y estos hombres siempre estaban en guerra.

Esta violencia condujo a su caída, ya que se aniquilaron mutuamente en la batalla. Se dice que sus almas residen en la casa oscura del Hades. Todo lo que quedaba fue arrastrado por el diluvio de Deucalión, cuando Zeus decidió inundar la Tierra y eligió a Deucalión y a su esposa Pirra como los dos únicos supervivientes. La pareja construyó un arca y acabó repoblando la Tierra arrojando tras de sí los «huesos de su madre». Estos suponían correctamente que se referían a las piedras de la madre Tierra. Las piedras lanzadas por Deucalión se convirtieron en hombres, mientras que las lanzadas por Pirra se convirtieron en mujeres.

La Edad Heroica

La edad siguiente, la Edad Heroica, es la única que no lleva el nombre de un metal, y es el único periodo que se describe como una mejora del anterior. Durante esta época, los héroes más famosos de la mitología griega fueron Jasón, Perseo, Odiseo, Aquiles, Antígona y Teseo, por nombrar algunos. El periodo abarca desde la llegada de los griegos a Tesalia hasta el final de la guerra de Troya. Hesíodo afirma que esta raza humana fue al Elíseo, donde sólo iban los nobles y los heroicos, después de morir.

La Edad de Hierro

En la época de Hesíodo, la Edad de Hierro, la humanidad debe realizar grandes trabajos para sobrevivir. Viven en una época de gran sufrimiento durante la cual los humanos han olvidado a los dioses y los contratos sociales, como la relación sagrada entre el huésped y el anfitrión, que han sido desechados.

Hesíodo pinta un cuadro muy pesimista de su época contemporánea, en la que no hay ayuda contra el mal y los dioses no acudirán en ayuda de la humanidad en caso de destrucción. Esto se asemeja a una descripción de la imaginación del poeta griego sobre el fin del mundo.

Ovidio también habló de las edades del hombre

La descripción de Hesíodo de la historia y el desarrollo de la raza humana tuvo gran influencia en la Antigüedad, y el poeta romano Ovidio, que vivió desde el 43 a.C. hasta alrededor del 16 o 17 d.C., reinterpretó posteriormente las Cinco Edades del Hombre, pero reduciéndolas a cuatro.

En su obra Metamorfosis, que esboza una serie de mitos que implican transformación y evolución, Ovidio describe cuatro periodos de la historia humana, pero no incluye la Edad Heroica, presente en la obra de Hesíodo.

Al igual que Hesíodo, Ovidio considera la Edad de Oro la cima de la humanidad, durante la cual la paz y la justicia estaban generalizadas y los hombres no iban a la guerra, sino que se limitaban a cuidar la tierra.

En la Edad de Plata, Zeus creó las estaciones y la humanidad desarrolló conocimientos agrícolas más complejos y comenzó a conocer el arte y la arquitectura.

Al igual que en la obra de Hesíodo, los hombres de la Edad de Bronce eran belicosos y luchaban constantemente entre sí. Sin embargo, a diferencia de la obra griega anterior, estos seres humanos seguían dedicados al culto de los dioses.

Por último, en la Edad de Hierro, durante la cual los hombres dominaron muchas artes y métodos de exploración, los seres humanos perdieron valores morales fundamentales, como la honradez y la lealtad.

¡Por si te lo pierdes!

Cada domingo, tu boletín con las ultimas entradas publicadas en nuestro blog.

error: ¡Contenido Protegido!