Saltar al contenido

Tina Livanos: La belleza griega que se casó con Onassis y Niarchos

tina-livanos-canvas

Era el 10 de octubre de 1974 cuando Tina Livanos fue hallada muerta en la suite de un hotel de París. Era el final de una vida de leyenda, ya que la bella aristócrata se había casado con dos de los magnates navieros más ricos de Grecia: Aristóteles Onassis y Stavros Niarchos.

Su muerte se atribuyó al consumo excesivo de barbitúricos. En la habitación contigua, su marido Niarchos dormía, ajeno a la tragedia.

Tina Livanos, una de las mujeres griegas más bellas y deseadas del siglo XX

Hija del patriarca de un imperio naviero griego, Stavros Livanos, Tina nació en 1929 y creció como una hermosa princesa, viviendo tanto en Londres como en Nueva York. Estudió en las mejores universidades, pasó las vacaciones en los centros turísticos más cosmopolitas del mundo y se relacionó desde muy joven con príncipes y reyes, así como con actores famosos y celebridades internacionales.

Dotada de un aspecto deslumbrante, Livanos llamaba la atención allá donde iba. Dos de los hombres que quedaron hipnotizados por su belleza fueron los magnates navieros Onassis y Niarchos.

Según el biógrafo de Onassis, Peter Evans, Onassis estaba celoso de Niarchos por su elegancia, su aire aristocrático y su aparente finura cosmopolita sin esfuerzo. Incluso con el traje más caro, Onassis parecía un pobre hombre tratando de impresionar, escribió Evans. Al mismo tiempo, Niarchos personificaba el aura chic de los ultrarricos.

Niarchos fue el primero de los hombres que se acercó a Stavros Livanos para pedirle la mano de Tina, que entonces sólo tenía 14 años. El padre le aconsejó que tuviera paciencia porque tenía otra hija, Eugenia, que debía casarse primero porque era tres años mayor.

Onassis fue el segundo en pedir la mano de Tina. Livanos dio a Onassis la misma respuesta que había dado a Niarchos. Sin embargo, Onassis fue más persistente. Estaba muy motivado para vencer a su rival y casarse con la joven socialité.

Su noviazgo duró tres años, ya que Onassis estaba encaprichado de la joven. Necesitó muchos regalos caros, innumerables días navegando en su yate y barbacoas para conquistarla. Finalmente, en 1946, cuando Tina sólo tenía 17 años, Stavros Livanos dio su bendición a Onassis. El magnate naviero tenía entonces 40 años.

Onassis se casó con Tina Livanos cuando ella tenía 17 años

La fastuosa boda se celebró en Nueva York en 1946, con el armador Andreas Embirikos como padrino. Fue el acontecimiento social del año para los ricos y famosos.

La boda también marcó el comienzo de una épica rivalidad entre los dos griegos más ricos y prominentes de la época, Onassis y Niarchos. La respuesta de Niarchos a la boda de Onassis fue inesperada y añadió una nueva dimensión al odio entre los dos hombres: Un año más tarde se casó con Eugenia Livanos, la hermana mayor de Tina.

Los dos hombres, ahora emparentados por matrimonio, se enzarzaron en una amarga rivalidad. El yate Christina de Onassis era un palacio flotante; Niarchos construyó entonces el Creole. Onassis creó su propio paraíso en una isla privada llamada Skorpios; Niarchos hizo lo propio con Spetsopoula.

El 30 de abril de 1948, Tina Livanos tuvo un niño, al que llamaron Alexandros, en una clínica de Nueva York. Dos años más tarde, el 11 de diciembre de 1950, Livanos también dio a luz a una niña que se llamaría Christina.

tina-livanos-onassis-e-hijos
Tina Livanos junto a sus hijos y Aristóteles Onassis

Sin embargo, la obsesión de toda la vida de Onassis por las mujeres hermosas no terminó con Tina. La pareja se distanció con el tiempo y, según se dice, el único tiempo que pasaban juntos era en beneficio de otros en las fastuosas fiestas que organizaban.

Livanos sabía que su marido se acostaba con otras mujeres e incluso sabía quiénes eran. Sin embargo, cuando ella hizo lo mismo e inició un romance con el joven millonario y playboy brasileño Reinaldo Herrera, Onassis montó en cólera.

Un matrimonio complicado

Como represalia a la infidelidad de Livanos, Onassis se enamoró públicamente de una de las mujeres griegas más famosas de la época, la cantante de ópera Maria Callas.

En el verano de 1959, Onassis invitó a Callas y a su marido Giovanni Battista Meneghini a un crucero en el lujoso Christina. Al principio todo fue bien, y Livanos disfrutó de la compañía de Callas. Sin embargo, en el transcurso del crucero, se cree que Livanos empezó a sospechar que existían fuertes sentimientos entre Onassis y Callas.

Al final del crucero, Onassis ya no podía ocultar su amor por Callas, lo que provocó que su esposa desembarcara precipitadamente del barco.

En 1959, Livanos solicitó el divorcio ante el Tribunal Supremo de Nueva York, alegando adulterio -única causa de divorcio reconocida en aquella época en Nueva York- y pidió la custodia de Alexandros y Christina.

La mujer, de 30 años, acusó a su marido de haber cometido adulterio con una mujer llamada J.R. en tierra y mar, en Estados Unidos, Francia, Montecarlo, Grecia y Turquía. Nunca habló públicamente de Callas ni de su rumoreada relación con Onassis.

Un año después, Livanos y Onassis se divorciaron oficialmente sin que se mencionara el adulterio en los papeles oficiales del divorcio.

Muerte en circunstancias misteriosas

El 4 de mayo de 1970, Niarchos saltó a los titulares de los periódicos de todo el mundo. Su esposa, Eugenia, de 44 años, fue hallada muerta en circunstancias misteriosas en su isla privada de Spetsopoula. El forense encontró signos de lucha y hematomas en su cuerpo. Se especuló mucho sobre su muerte y hubo quien se preguntó si Eugenia había sido asesinada. Sin embargo, la causa oficial de la muerte fue el consumo excesivo de barbitúricos.

La familia Livanos se puso del lado de Niarchos y sostuvo que Eugenia había muerto por consumo excesivo de barbitúricos y que los hematomas se produjeron cuando Niarchos intentó reanimarla. Parecía una explicación plausible, ya que los hematomas eran leves y probablemente no podían haber provocado la muerte.

En 1961, Tina Livanos se casó con el inglés John Spencer-Churchill, undécimo duque de Marlborough, con quien permaneció casada diez años, divorciándose en 1971.

Sólo unos meses después, Livanos hizo lo inesperado, conmocionando a todo el mundo en Grecia e internacionalmente. La ex Sra. Onassis se casó con el viudo de su hermana -y archienemigo de su ex marido-, Stavros Niarchos.

La boda se celebró con la bendición de la familia Livanos, que demostró públicamente que absolvía a Niarchos de toda responsabilidad en la muerte de Eugenia. Para el propio Niarchos, el matrimonio fue el cumplimiento de un deseo de décadas y una respuesta a Onassis. Sin embargo, el primer marido de Livanos y su hijo Alexandros se opusieron abiertamente a su decisión.

Por desgracia, menos de dos años después, el improbable matrimonio se vio ensombrecido por una gran tragedia. En marzo de 1973, el único hijo de Livanos y Onassis, Alexandros, murió en un accidente aéreo en Atenas. A partir de ese momento, los biógrafos describen a los padres, Tina Livanos y Aristóteles Onassis, como zombis andantes.

A partir de entonces, la tragedia siguió a la familia a todas partes. Al año siguiente, el 10 de octubre de 1974, Tina Livanos corrió la misma increíble suerte que su hermana. Livanos fue hallada muerta en un hotel de París por una sobredosis de barbitúricos.

El propio Onassis falleció tristemente un año después, y muchos de sus allegados afirmaron que nunca había podido recuperarse de la repentina muerte de su querido hijo.

¡Por si te lo pierdes!

Cada domingo, tu boletín con las ultimas entradas publicadas en nuestro blog.

error: ¡Contenido Protegido!