fbpx Saltar al contenido

El mayor prosista de la Grecia moderna

enero 3, 2021
alexandros-papadiamantis-1

Me gustaría hablaros de Aléxandros Papadiamantis, conocido como el mayor prosista de la Grecia moderna, coincidiendo con el 110º aniversario de su muerte.

Aléxandros Papadiamantis, hijo de un sacerdote ortodoxo griego, nació el 4 de marzo de 1851 en la isla de Skiathos, isla que aparecerá en sus obras. En su juventud, Aléxandros, se mudó a la ciudad de Atenas para terminar sus estudios de bachiller y posteriormente ingresar en la facultad de filosofía de la Universidad de Atenas, pero nunca terminó sus estudios en esta. Se ganó la vida, de mala manera, escribiendo artículos en periódicos y pequeñas historias, e incluso escribió varias novelas. Fue un hombre solitario, nunca casó. Al final de su vida, volvió a su isla natal, donde murió de una neumonía el 3 de enero de 1911.

A parte de ser considerado como el mayor prosista de la Grecia moderna también fue uno de los artífices de la unificación de la literatura griega moderna. Debutó en la literatura griega con la novela El emigrante, a la que siguió La gitanilla y numerosos cuentos, pero su obra maestra fue La asesina, la cual fue llevada al cine por el cineasta Kosta Ferris en 1974.

La asesina de Aléxandros Papadiamantis

Con el telón de fondo de unas islas griegas tan bellas como pobres, Papadiamantis ha logrado sorprender y conmover a varias generaciones de lectores de todo el mundo con esta estremecedora historia de una hábil curandera, viuda y madre experta en todo tipo de artes curativas y ardides.

Esta anciana decide librar a varias familias de sus hijas pequeñas o recién nacidas, pues éstas, según ella misma, serán sólo una carga en medio de tanta miseria; y un infierno sobrecogedor de pesadillas insomnes, sonámbulas y alucinadas atenazará a una conciencia desesperada en medio del hermosísimo paisaje. Esta historia se convierte en un acto religioso sobre el ser humano, sobre su capacidad para superar el peso de una realidad miserable y oprimida, transida por la angustia de existir, por la imposibilidad de ninguna justicia, divina o humana, como en la última frase de esta obra maestra.

error: ¡Contenido Protegido!