fbpx Saltar al contenido

El aceite de oliva griego

noviembre 15, 2022
el-aceite-de-oliva-griego-canva

El aceite de oliva griego forma parte de la tradición griega, así como de su dieta saludable o su historia. El oro líquido del país, así lo llamó Homero, es un elemento insustituible en su la vida de los griegos.

Los antiguos griegos consumían aceite de oliva para su bienestar, ya sea como alimento o como tratamiento esencial para la piel y el cabello. Hoy en día, las aceitunas y el aceite de oliva son básicos en un hogar griego, donde se utilizan en las ensaladas o como ingrediente esencial en gran parte de la cocina griega.

Por supuesto, ahora el aceite de oliva griego se exporta y se consume en todo el mundo, y es considerado por muchos como el mejor que existe.

Historia del aceite de oliva griego

Los olivos y el preciado fruto se cultivaban ya en el año 4000 a.C., según el botánico Augustin Pyrame de Candole. El botánico sitúa el origen del olivo en las costas del Mediterráneo oriental, basando su conclusión en la existencia de una vegetación de olivos silvestres, en textos antiguos y en los hallazgos de las excavaciones arqueológicas.

En 1951, el arqueólogo griego Panagiotis Anagnostopoulos, que realizó bastantes excavaciones en Cnosos , afirmó que el origen del olivo se encuentra realmente en la isla de Creta. Según las investigaciones de Anagnostopoulos, el cultivo del olivo en suelo griego comenzó en Creta hace 3.500 años, en la época minoica temprana.

Según algunos historiadores, los griegos fueron los primeros en cultivar olivos en la zona mediterránea europea. Este conocimiento fue transportado por los colonos griegos o por los comerciantes fenicios. Según la tradición de la antigua Grecia, la patria del olivo se encuentra en Atenas y el primer olivo fue plantado por la diosa de la sabiduría, Atenea, en la colina de la Acrópolis.

En la actualidad, en todo el mundo hay unos 800 millones de olivos. Aproximadamente el 95% de estos olivos se cultivan en la cuenca mediterránea, que cuenta con las mejores suelos y climáticas para el cultivo del olivo.

En 2011 se produjeron un total de 19.845.300 toneladas de aceitunas en todo el mundo, siendo España el primer país productor con 7.820.060 toneladas. Italia ocupó el segundo lugar con una producción de 3.182.204 toneladas de aceitunas en 2011, y Grecia fue el tercero con 2.000.000 de toneladas.

El aceite de oliva en la antigua Grecia

En la antigua Grecia, el aceite de oliva no sólo era un alimento básico, sino también un símbolo de buena salud y fuerza. El aceite de oliva fue utilizado en medicina y en la magia, ya que inspiraba gran asombro por sus poderes. Los atletas y guerreros se lo untaban por todo el cuerpo porque creían que les daría fuerza y buena suerte.

Aristóteles estudió el olivo y convirtió su cultivo en una ciencia. El estadista y legislador ateniense Solón (639-559 a.C.) fue el primero en legislar su protección. Hipócrates, el padre de la medicina, describe el aceite de oliva como la cura perfecta para muchas dolencias. El Código Hipocrático menciona más de sesenta de sus usos medicinales.

Era adecuado para el tratamiento de enfermedades de la piel, como ungüento cicatrizante y antiséptico en heridas y quemaduras. También se utilizaba como para inducir el vómito y para problemas de oído, además de su uso para cuestiones ginecológicas. Un estudio reciente demuestra que el consumo de aceite de oliva virgen extra ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer.

Al igual que hoy, los antiguos griegos tenían tres categorías de aceite de oliva: el omfakinon era considerado de la mejor calidad y se producía a partir de aceitunas inmaduras; luego venía un aceite de buena calidad, pero no como el anteriormente mencionado; y, por último, el aceite a granel que era el de menor calidad, elaborado a partir de aceitunas muy maduras. Este último también se utilizaba para quemar en las lámparas de aceite.

Los antiguos griegos eran amantes de la belleza, así que el aceite de oliva era un elemento clave en el cuidado físico. Los griegos cubrían su cuerpo con aceites para protegerse tanto de la sequedad provocada por el sol como del frío. Además, después del baño, cubrían su cuerpo y su pelo con aceite aromático.

Más tarde, en la época cristiana, se esparcían gotas de aceite de oliva sobre los huesos de los santos y mártires muertos, ya que era un símbolo de bendición y purificación.

El aceite de oliva griego hoy en día

El aceite de oliva griego hoy en día aparece en casi todos los platos griegos populares, desde la ensalada griega hasta la moussaka y desde el tzatziki hasta la spanakopita. La imagen de un olivo o de un campo de olivos evoca Grecia tanto como una puesta de sol en el mar Egeo.

Hoy en día, el aceite de oliva griego está considerado como el mejor del mundo. El aceite de oliva virgen extra (AOVE) representa al menos el 80% de la producción de aceite de oliva en Grecia, mientras que en Creta alcanza cerca del 90%. Al fin y al cabo, el cultivo de olivos y la producción de aceite de oliva se remontan a Creta en la época minoica.

Rico y aromático, el aceite de oliva griego se produce únicamente a partir de aceitunas verdes. Su color, su aroma y su sabor varían dependiendo de la variedad de aceituna, la ubicación y el tipo de suelo donde se cultiva. Además de las condiciones ambientales y climáticas en las que se cultiva y crece el olivo.

La madurez de la aceituna en el momento de la recolección también es importante, así como la temporada y la forma de recolección. El tiempo que transcurre entre la recolección de la aceituna y la producción del aceite de oliva también es un factor importante.

También hay que tener en cuenta la forma de producir el aceite de oliva, las técnicas de almacenamiento y la forma de envasar y transportar el aceite a las prensas. La gran calidad del aceite de oliva griego se ha dado a conocer en todo el mundo y cada vez más personas lo reconocen por su alto valor nutritivo.

Algunos tipos de aceite de oliva griego

El aceite de oliva virgen extra es el de mejor calidad. Tiene un color, un aroma y un sabor extraordinarios, mientras que su acidez no supera el uno por ciento. El grado de acidez y el sabor del aceite marca la diferencia entre el aceite de oliva y el aceite de oliva virgen extra.

Existe un aceite de oliva virgen subestándar que es de calidad y sabor medios con una acidez que supera el dos por ciento. También existe un aceite de oliva mixto, procedente de aceites de oliva refinados y vírgenes, tiene un sabor y un aroma agradables, un color amarillo verdoso y su acidez no supera el uno por ciento.

Además, podemos encontrar el aceite de oliva refinado que es casi insípido, con una acidez de hasta el 0,3 por ciento. Luego, tenemos el aceite de orujo de oliva que tiene un sabor suave y blando, procedente de la mezcla de aceite de orujo de oliva refinado y aceite de oliva virgen. Por último, el aceite de oliva verde es el primer aceite del año que se recoge y se nos entrega después de mucho trabajo y esfuerzo; sólo se produce en cantidades limitadas.

error: ¡Contenido Protegido!